Skip to main content

El verano es una época de sol, playa y, por supuesto, ¡deliciosas barbacoas y ensaladas frescas! Y en estas ocasiones, un ingrediente indispensable es la cebolla.

En Grupo Lomar, sabemos que conservar las cebollas en buen estado durante el verano puede ser un reto. Las altas temperaturas y la humedad pueden hacer que se pudran o broten prematuramente.

Por eso, hoy te traemos algunos consejos prácticos para que puedas disfrutar de tus cebollas durante todo el verano:

1. Elige las cebollas adecuadas:

  • Variedades: Opta por cebollas de piel amarilla o blanca, ya que son más resistentes al calor que las cebollas rojas.
  • Madurez: Elige cebollas firmes y bien formadas, con la piel seca y sin manchas.
  • Tamaño: Selecciona cebollas de tamaño mediano a grande, ya que las cebollas pequeñas tienden a pudrirse más rápido.

2. Almacenamiento adecuado:

  • Lugar: Mantén las cebollas en un lugar fresco, seco y oscuro. Un sótano, una despensa o un armario sin luz solar directa son ideales.
  • Temperatura: La temperatura ideal para almacenar cebollas es entre 5 y 10 ºC. Si la temperatura es demasiado alta, las cebollas se pudrirán; si es demasiado baja, brotarán.
  • Ventilación: Es importante que las cebollas tengan buena ventilación. No las almacenes en bolsas de plástico, ya que esto puede favorecer la aparición de moho.
  • Distancia: Deja un pequeño espacio entre las cebollas para que el aire circule libremente.

3. Trucos adicionales:

  • Cuelga las cebollas: Puedes colgar las cebollas en una cuerda o trenza en un lugar fresco y seco. Esto ayudará a que se conserven mejor durante más tiempo.
  • Envuelve las cebollas en papel de periódico: El papel de periódico absorberá la humedad y ayudará a mantener las cebollas secas.
  • Refrigera las cebollas picadas: Si has picado cebollas y no vas a usarlas de inmediato, guárdalas en un recipiente hermético en el refrigerador. Durarán hasta una semana.

4. Señales de que una cebolla está en mal estado:

  • Piel blanda o arrugada: Si la piel de la cebolla está blanda o arrugada, significa que está empezando a pudrirse.
  • Manchas marrones o negras: Las manchas marrones o negras en la piel de la cebolla son un signo de que está infectada con hongos.
  • Olor fuerte: Si la cebolla tiene un olor fuerte y desagradable, significa que está estropeada.

Siguiendo estos consejos, podrás conservar tus cebollas en buen estado durante todo el verano y disfrutar de su sabor y frescura en tus barbacoas, ensaladas y otras recetas favoritas.

Recuerda que en Grupo Lomar nos apasiona la cebolla y queremos que tú también puedas disfrutarla al máximo. Por eso, te ofrecemos cebollas de la más alta calidad y te compartimos consejos prácticos para que las conserves en perfecto estado.