Hoy os traemos un plato típico de la gastronomía india que consiste en hacer una especie de croquetas de cebolla. Es un aperitivo muy fácil de preparar y tiene el contraste de la textura tierna de la cebolla y el crujiente de la masa que la envuelve.

INGREDIENTES

  • 1 cebolla
  • 1 huevo
  • 1 yogurt griego sin azúcar
  • 1 cucharadita de chile
  • 1/2 cucharadita de sal
  • 1 cucharada de zumo de limón
  • 90 g de harina de garbanzo
  • AOVE

PREPARACIÓN

  1. En primer lugar, vamos a pelar la cebolla y la cortamos en juliana.
  2. Por otro lado, en un bol grande ponemos el huevo con el yogurt, el chile en polvo, la sal, el curry y el zumo de limón. Mezclamos bien hasta que quede una mezcla homogénea.
  3. Una vez tenemos la mezcla, añadimos la harina de garbanzo, y removemos hasta obtener una pasta. Después añadimos la cebolla troceada.
  4. Una vez tenemos todos los ingredientes en el bol, mezclamos con ayuda de un tenedor, procurando que las tiras de cebolla se embadurnen con la pasta.
  5. A primera vista, puede parecer que hay mucha cebolla y poca pasta, pero es así como debe ser, ya que se trata de que la cebolla sea la protagonista.
  6. Echamos AOVE en una sartén y lo calentamos. Una vez está el aceite caliente, freímos cucharadas de la mezcla hasta que se doren por ambos lados.
  7. Conforme retiremos los bhaji del fuego, los llevamos a un escurridor para que suelten el exceso de aceite.
  8. Por último, los servimos calientes, aunque templados o fríos también están bastante ricos.

¿Qué os parece esta receta tan sencilla? No olvides comentarlo en nuestras redes sociales con el hashtag de #CocinaConLomar.