Skip to main content

Desafíos y Adaptaciones en Grupo Lomar

El cambio climático es uno de los mayores desafíos que enfrenta la agricultura en el siglo XXI. Sus efectos se están sintiendo en todo el mundo, con alteraciones en los patrones climáticos, temperaturas extremas y fenómenos meteorológicos cada vez más impredecibles.

En Grupo Lomar, somos conscientes de estos desafíos y trabajamos continuamente para adaptar nuestras prácticas agrícolas y mitigar los impactos del cambio climático en nuestras producciones de cebolla y ajo.

Cambios en los Patrones Climáticos

Uno de los principales efectos del cambio climático es la alteración de los patrones de precipitación. Las lluvias se vuelven menos predecibles, con períodos de sequía prolongados seguidos de lluvias intensas.

Esto afecta directamente a nuestros campos, ya que la cebolla y el ajo son cultivos sensibles a las variaciones en la disponibilidad de agua.

Para enfrentar este desafío, en Grupo Lomar hemos implementado sistemas de riego más eficientes. Nuestras 4.000 hectáreas de campos están equipadas con tecnología de riego por goteo que optimiza el uso del agua, asegurando que cada planta reciba la cantidad necesaria sin desperdicio.

Este sistema no solo mejora la eficiencia del riego, sino que también ayuda a conservar los recursos hídricos, crucial en tiempos de sequía.

campos de ajos en lomar

Aumento de las Temperaturas

El aumento de las temperaturas es otro impacto significativo del cambio climático. Las olas de calor pueden estresar a las plantas, reduciendo su productividad y calidad. Las cebollas y los ajos son particularmente susceptibles a las altas temperaturas, que pueden acelerar su maduración y afectar su almacenamiento.

Para mitigar estos efectos, en Grupo Lomar hemos adoptado prácticas agrícolas innovadoras. Utilizamos coberturas vegetales y mallas de sombreo en algunos de nuestros campos para proteger las plantas del calor excesivo. Además, seleccionamos variedades de cebolla y ajo que son más resistentes a las altas temperaturas, asegurando así una producción consistente y de alta calidad.

Fenómenos Meteorológicos Extremos

campos lomar ajos scaled

El cambio climático también está aumentando la frecuencia y la intensidad de los fenómenos meteorológicos extremos, como tormentas, granizadas y heladas tardías.

Estos eventos pueden causar daños significativos a los cultivos, afectando tanto la cantidad como la calidad de la producción.

En Grupo Lomar, hemos invertido en infraestructuras que protegen nuestros cultivos de estos fenómenos. Nuestras nuevas cámaras frigoríficas de la empresa Corefri y nuestras modernas instalaciones de procesamiento están diseñadas para minimizar el impacto de las condiciones climáticas adversas.

Estas instalaciones permiten almacenar y conservar los productos en condiciones óptimas, garantizando su calidad a pesar de las fluctuaciones climáticas.

La Importancia de la Innovación y la Adaptación

Adaptarse al cambio climático no es solo una cuestión de supervivencia para los agricultores; es una oportunidad para innovar y mejorar las prácticas agrícolas. En Grupo Lomar, creemos firmemente en la importancia de la innovación. Continuamente investigamos y adoptamos nuevas técnicas y tecnologías que nos permitan mejorar la eficiencia de nuestras operaciones y reducir nuestro impacto ambiental.

Nuestro compromiso con la sostenibilidad se refleja en cada aspecto de nuestra operación. Desde la gestión del agua y la elección de cultivos resistentes hasta la implementación de energías renovables y prácticas agrícolas sostenibles, estamos dedicados a minimizar nuestro impacto en el medio ambiente mientras garantizamos la producción de alta calidad de cebollas y ajos.

El cambio climático presenta desafíos significativos para la agricultura, pero también abre la puerta a la innovación y la adaptación. En Grupo Lomar, estamos comprometidos con la implementación de prácticas agrícolas sostenibles y la adopción de tecnologías avanzadas para enfrentar estos desafíos. Nuestros 4.000 hectáreas de campos, situados a menos de 20 km de nuestras instalaciones en Zarza de Tajo, Cuenca, son un testimonio de nuestro compromiso con la calidad y la sostenibilidad.

Nuestros esfuerzos por adaptarnos al cambio climático no solo benefician a nuestros cultivos de cebolla y ajo, sino que también aseguran que podamos seguir ofreciendo productos frescos y de alta calidad a nuestros clientes en toda España y Portugal. Para más información sobre nuestras prácticas agrícolas y productos, visita nuestra página web.

Grupo Lomar, más cerca de lo que crees.