Todos hemos experimentado que el olor a ajo resulta desagradable, ya sea en forma de alioli o una tostada con aceite, ajo y sal.

Este olor procede de los mismos compuestos que hacen que el ajo sea un producto muy saludable, pero en concreto es la alicina el origen de estas propiedades. En concreto su olor proviene de una molécula con dos átomos de azufre y una elevada volatilidad.

Cabe destacar que la alicina dura poco rato en nuestra boca, ya que nuestras enzimas de nuestra saliva, la descomponen en múltiples productos, lo que lo convierte en un gas tremendamente irritante. EL motivo es que se diluyen en la mucosa de nuestra saliva y se sitúan debajo de la lengua, de modo que se van liberando lenta y molestamente, pudiendo durar hasta 24h.

A continuación, los 3 mejores trucos para eliminar el olor a ajo:

  • Los alimentos masticados crudos convenientes para eliminar el olor a ajo son la hierbabuena, la manzana y la lechuga, a pesar de probar otros remedios como el té, el café, etc…
  • Por otro lado, las hojas de hierbabuena frescas son el mejor método, seguidas de la manzana y la lechuga.

Así que, según la ciencia, es conveniente tener a mano hojas de hierbabuena o una manzana si vamos a comer ajos crudos o alioli.