El tipo de cebolla que utilices en tus recetas sí que importa, cada una de las variedades tiene características concretas.

La cebolla morada o roja es la más adecuada para añadir a tus ensaladas, pero también es fantástica para realizar una rápida cocción como, por ejemplo, en una pizza. Es muy versátil, también podemos hacer salsas, encurtidos, tortillas, sopas.. Es ideal para comerla en crudo, es la mejor cebolla para ello, pero también podemos elaborar otro tipo de platos con ella.

¡Además es la más bonita! Es crujiente y tiene un ligero sabor dulce.